¿Qué ver en Pamplona?

La Plaza del Castillo está presidida por el mítico quiosco de música

Aunque lo más conocido de Pamplona sea el chupinazo desde el Ayuntamiento, los toros corriendo por las calles y la marea blanca y roja inundando el recorrido del encierro, debería ser delito limitar la ciudad a los sanfermines, por mucho que a Hemingway le fascinara esta fiesta.

La capital de Navarra ofrece al visitante tesoros como La Ciudadela, la Catedral de Santa María o el parque de La Taconera. Y eso por no hablar de su gastronomía, porque en pocos lugares se come mejor que aquí. Así que si estás pensando en darte una vuelta por Pamplona, aquí van 10 visitas imprescindibles.

1 / El Ayuntamiento

La del Ayuntamiento de Pamplona problemente sea la fachada más famosa del país, y todo gracias al chupinazo que cada 6 de julio, a las doce en punto del mediodía, da comienzo a las fiestas de San Fermín. Justo en ese momento no cabe un alfiler en la plaza, así que lo recomendable es que, para admirar esta joya del estilo Rococó, en pleno corazón de Pamplona, vayamos cualquier otro día.

2 / Calle Estafeta

Epicentro del recorrido del encierro de los sanfermines, la calle Estafeta debe su nombre a haber albergado la primera oficina de Correos de Pamplona. En esta calle se alternan los negocios de los de toda la vida, como la pastelería Beatriz, una de las más populares de la ciudad, con tiendas de nuevo cuño, como la de Kukuxumusu, en cuya fachada hay un reloj electrónico que marca la cuenta atrás de los días, horas, minutos y segundos que faltan para que comiencen las próximas fiestas de San Fermín.

3 / Plaza del Castillo

Lo primero que llama la atención de la Plaza del Castillo es que éste último brilla por su ausencia, aunque cuentan que una vez existió. Auténtico centro neurálgico del Casco Antiguo, se trata del lugar de encuentro por excelencia de los pamploneses, la Plaza Mayor que la ciudad no tiene. Este cuadrilátero porticado y presidido por el famoso quiosco de música, alberga establecimientos míticos de la ciudad, como el Hotel La Perla o el Café Iruña.

A dos pasos, en la confluencia de las avenidas Roncesvalles y Carlos III, está el famoso Monumento al encierro, diez toneladas de bronce colado que se han convertido en uno de los lugares más fotografiados de la ciudad.

4 / Catedral de Santa María

La Catedral de Santa María la Real, además de albergar el sepulcro de Carlos III y contar con alguno de los mejores ejemplos del gótico de los siglos XIV y XV, encierra una auténtica joya: la filigrana de piedra de su formidable claustro cuadrado, con un jardín en el centro, del que el mismísimo Victor Hugo dejó escrito que era uno de los más hermosos que había visto en toda su vida. Ahí queda eso.

Desde la Catedral parte la calle Navarrería, que desemboca en la plaza del mismo nombre, y que es famosa por albergar la fuente de piedra desde la que los guiris se lanzan al vacío durante los sanfermines.

5 / Las murallas

Un cinturón de piedra de cinco kilómetros rodea el casco histórico de Pamplona, siendo uno de los conjuntos fortificados mejor conservados de Europa. Hoy quedan en pie tres cuartas partes de las murallas originales, con ese atractivo contraste entre la piedra oscura que rodea el verde de parques como os de la Media Luna, la Taconera o la Magdalena.

6 / Rincón del Caballo Blanco

Al final de la Ronda del Obispo Barbazán, que recorre la línea de murallas existente entre el baluarte de Labrit y el baluarte del Redín (que en tiempos fue el mejor y más inaccesible punto defensivo de la ciudad) se encuentra el Rincón del Caballo Blanco, probablemente el lugar con más encanto de Pamplona, a dos pasos de la Catedral y con unas vistas espectaculares del monte San Cristóbal y de los barrios de la Chantrea y Rochapea. Por su proximidad al Camino de Santiago, que entra a la ciudad por el Portal de Francia y sube por la calle del Carmen, es un lugar muy frecuentado por los peregrinos, que se toman aquí un merecido descanso.

7 / Paseo de Ronda

Como otras ciudades amuralladas, Pamplona posee un Paseo de Ronda, o lo que es lo mismo, un camino que discurre sobre la parte superior de la muralla y que era utilizado por los soldados para vigilar el horizonte y proteger la ciudad. El paseo recorre toda la trasera del antiguo Burgo de San Cernin, desde los Jardines de la Taconera al Museo de Navarra (cuyos arcos góticos quedan a la vista), y es uno de los mejores miradores de la ciudad. Una de las estampas más populares de Pamplona es la composición en tonos pastel que forman las viviendas que jalonan el Paseo de Ronda.

8 / La Ciudadela

Este sofisticado sistema defensivo, en forma de pentágono de piedra, es considerado el mejor ejemplo de arquitectura militar del Renacimiento español y una de las más destacadas fortalezas ideadas en Europa. Circundada por la Vuelta del Castillo, la zona verde que la hay alrededor, la Ciudadela es hoy en día el pulmón de Pamplona, como se intuye por la cantidad de gente que pasea y hace ejercicio por la zona.

9 / Iglesia de San Cernín

Aunque suene raro San Fermín no es el patrón de Pamplona, sino San Saturnino (o San Cernin, como se le conoce en francés), el santo que bautizó a los primeros cristianos en el pocico que hay en la Iglesia de San Cernin, con su imponente portada gótica flanqueada de dos altas torres. Una de ellas, la del Reloj, que anuncia el comienzo del encierro cada mañana sanferminera, está coronada por el gallico de San Cernin, uno de los emblemas más populares de la ciudad.

10 / San Nicolás

A dos pasos de la Plaza del Castillo está la calle San Nicolás, una de las más efervescentes de Pamplona y visita obligada para tomarle el pulso a la ciudad. Además de contar con comercios centenarios y albergar bares de pintxos míticos, como el Otano o el Baserri, la calle San Nicolás vio nacer a Pablo Sarasate, violinista genial y pamplonés insigne. Esta arteria del Casco Antiguo desemboca en la Plaza de San Nicolás, donde se encuentra la Iglesia de San Nicolás, la única de Pamplona que conserva algún vestigio románico. Si estás por allí, busca el reloj de sol que hay frente a la torre de la iglesia.

¿Buscas hotel barato en Pamplona? MIRA AQUÍ

Pamplona en un día

Guía para que en sólo 24 horas disfrutes de los principales atractivos de la capital navarra.

Comer en Pamplona

A base de pinchos o con mesa y mantel de por medio, en la capital navarra se come de vicio.

El recorrido del encierro

El itinerario por donde corren toros y mozos, es uno de los atractivos turísticos de Pamplona.