Recorrido del encierro de San Fermín

Mozos corriendo delante de los toros

Es inevitable que cualquier visita a Pamplona, antes o después, acabe en el laberinto de callejuelas que componen el recorrido del encierro de San Fermín. Cuesta de Santo Domingo, Mercaderes, Estafeta. Nombres que ya pertenecen al imaginario colectivo y que componen uno de los itinerarios más turísticos de la capital navarra.

El encierro de los sanfermines discurre a lo largo de seis tramos, y lo habitual es que se tarde de dos a tres minutos en cubrir los 800 metros que componen el recorrido.

El primer tramo corresponde a la Cuesta de Santo Domingo, donde están los «corralillos» en los que duermen los toros la víspera de la tumultuosa carrera. En la parte baja de este tramo hay una hornacina con la imagen de San Fermín a la que los corredores cantan una plegaria por triplicado ( a las 7.55, a las 7.57 y a las 7.59 de la mañana) antes de que, a las ocho en punto de la mañana, suene el cohete que que señala el comienzo del encierro. En ese momento, los toros salen disparados cuesta arriba, aturdidos y desorientados, pasan frente al Museo de Navarra y llegan a la plaza del Ayuntamiento. Mozos y toros atraviesan la plaza en diagonal, por un tramo vallado de unos cien metros que lleva directo a la calle de los Mercaderes para, acto seguido, acometer la famosa Curva de Mercaderes, que desemboca en la mítica calle Estafeta. La curva entre Mercaderes y Estafeta suele ser uno de los lugares más peligrosos del recorrido, pues allí los animales, debido a la inercia, suelen resbalar y chocar contra las vallas.

La calle Estafeta es la más famosa del recorrido (y de la ciudad),, y también la más larga. Ni que decir tiene que sus balcones son los más cotizados de Pamplona durante los sanfermines. A lo largo de unos 300 metros, y con una ligera pendiente hacia arriba, la calle Estafeta no ofrece más refugio a los mozos que los portales de viviendas y negocios. Al final de Estafeta empieza el tramo, de unos 100 metros y en forma de embudo, conocido como Telefónica. Se trata de una zona sin edificaciones, delimitada por vallas, que presenta una ligera pendiente hacia abajo. A pesar de que es el tramo más amplio y luminoso del recorrido, a estas alturas los toros suelen estar agotados, por lo que es común que la carrera se ralentice y los animales se queden rezagados.

Y de Telefónica, directos al callejón que discurre bajo los tendidos de la Plaza de Toros, último tramo del encierro y una de las zonas más problemáticas del recorrido, pues se estrecha tanto que es muy habitual que se forman montoneras. Salvando este último escollo, mozos y toros acceden al coso pamplonés, donde finaliza el encierro.

¿Buscas hotel barato en Pamplona? MIRA AQUÍ

Pamplona en un día

Guía para que en sólo 24 horas disfrutes de los principales atractivos de la capital navarra.

Comer en Pamplona

A base de pinchos o con mesa y mantel de por medio, en la capital navarra se come de vicio.

Pamplona: 10 visitas imprescindibles

Si estás pensando en hacer una escapada a Pamplona, aquí van los 10 lugares que no puedes perderte.